Roedores San Andres

Control de plagas de roedores en San Andres

rata-gris

Rata gris (Rattus norvegicus)

  • Vive al nivel del suelo.
  • Acostumbran a hacer sus nidos en el exterior de las edificaciones.
  • Excavan madrigueras.
  • Acostumbran a buscar comida durante la noche.
  • Necesitan 20-30 gramos de comida diarios.
  • Omnívoras (comen de todo).
  • Necesitan beber entre 15 i 30 mL de agua al día si comen alimentos secos, menos si son húmedos.
  • No pueden vivir mucho tiempo sin agua.
  • Pueden ser escaladores para conseguir alimento.
  • Si hay una gran población o están hambrientas pueden verse durante el día.
  • Jerarquizadas.
  • Los territorios varían entre 14 y 45 metros, llegando a 90 para obtener alimento y agua.
  • Desconfían de los cambios en el territorio durante horas o días.

rata-negra

Rata negra (Rattus rattus)

  • Su comportamiento es similar al de la rata gris.
  • Vive sobre el suelo, en los techos.
  • Nidos en los árboles, plantas colgantes, cornisas, agujeros de los techos, entre vigas, etc.
  • Entran por los techos.
  • No pueden escavar túneles.
  • Más «vegetariana» pero puede llegar a comer de todo.

raton-domestico

Ratón doméstico (Mus musculus)

  • Puede pasar toda la vida en el interior del edificio.
  • Nido próximo a alimento.
  • Busca calor y protección para hacer el nido: paredes, muebles, agujeros, falso techo, etc.
  • Nidos hechos de restos de papel, plástico y otros materiales que puedan roer.
  • Macho dominante.
  • Las luchas por el territorio obligan a los machos a colonizar nuevas partes de los edificios.
  • Territorio de 3 a 19 metros del nido.
  • Desconfían de las cosas nuevas.
  • Omnívoros (comen de todo).
  • Pequeñas cantidades de alimento en puntos diferentes del territorio.
  • Hábitos nocturnos.
  • Necesitan poca agua.
  • Llegan a ser caníbales entre ellos.
  • Desratización pasiva. Se trata de estrategias que buscan evitar la entrada y multiplicación de roedores; por tanto, son fundamentalmente preventivos. Incluyen el cierre hermético de contenedores de residuos y la instalación de rejillas en conductos de aireación.
  • Desratización activa. Incluye métodos dirigidos al control de poblaciones de roedores preexistentes.
  • Métodos mecánicos. Son las clásicas trampas, generalmente consistentes en un cebo y un mecanismo encarcelador del animal.
  • Métodos físicos. Producen la huida de los animales. Típicamente mediante ultrasonidos.
  • Métodos biológicos. Lucha biológica clásica con depredadores (perros o gatos) y productos que contaminan la línea germinal, ocasionando esterilidad, o bien mediante bacterias patógenas. 
  • Métodos químicos. Clásicamente, los venenos (sustancias rodenticidas). Aunque también se presentan: repelentes (que evitan la aparición de nuevos individuos), como la ciclohexamina; fumigantes, altamente tóxicos, como el cianuro o el bromuro de metilo; y raticidas, ya sean de efecto agudo o retardado. Estos últimos suelen ser anticoagulantes que, en algunos casos, poseen aplicaciones clínicas en humanos (warfarina).

Eliminar y matar ratas y roedores

Las ratas, como otros muchos animales, actúan como vectores de muchas zoonosis (es decir, enfermedades infecciosas transferibles entre especies). Dada la convivencia cercana entre humanos y representantes del géneroRattus en su historia reciente, el contagio alcanza proporciones estadísticamente relevantes. La peste bubónica, una zoonosis de gran relevancia durante la Edad Media si bien se tienen datos de su existencia en Tell el-Amarna (Egipto) sobre pulgas de la especie Pulex irritans hacia el 1300 a. C., requiere de un vector artrópodo (una pulga) para transmitir la infección entre las ratas y la especie humana. En la actualidad, las zoonosis son objeto de particular prevención durante la manipulación de ratas de laboratorio, lo que exige el empleo de vestimenta de protección (bata de laboratorio), guantes e incluso gafas durante las disecciones y manipulación de fluidos.

  • Fiebre por mordedura de rata. Ocasionada por los microorganismos Streptobacillus moniliformis y Spirillum minus. Para la rata, estas bacterias son microbiota comensal (es decir, no patógena en condiciones normales), pero en humanos causa una infección con fiebre aguda, dolor articular y linfoadenopatía. Se transmite por mordiscos y por la ingesta de comida contaminada.
  • Infección por Hantavirus. Ocasionan fiebre hemorrágica con síndrome renal, pudiendo conllevar a la muerte del paciente. Se transmite mediante los fluidos corporales de roedores infectados.
  • Leptospirosis. Se trata de una infección por la espiroqueta Leptospira, que presenta variantes en diferentes especies animales. Ocasiona ictericia y fallo renal de curso rápido (sucede a los pocos días).
  • Salmonelosis. Ocasionada por diversas especies del género de bacterias Salmonella. En la rata produce anorexia, pérdida de actividad, laxitud y heces líquidas. En humanos, produce dolor abdominal, diarrea y vómitos y fiebre. La transmisión es por contacto con heces contaminadas.
  • Infestación por Hymenolepis nana. En ratas suele ser asintomático, si bien en humanos ocasiona enteritis, anorexia y dolor de cabeza. La transmisión es fecal-oral partiendo de heces contaminadas.