MENORCA TIENE CADA VEZ MÁS PROCESIONARIA

Es urticante para los humanos y es un peligro para la salud de los pinos. A parte de eso, la procesionaria del pino es una especie de insecto que todos los años reaparece en la isla. En esta época del año son vistosos los nidos que hacen en las ramas de los pinos para protegerse del frío.

Un método extendido para combatir la plaga es quemar los nidos o disparar contra ellos para evitar que sean lugar de resguardo de las larvas. También, en otras épocas del año, se actua con cajas trampa con feromonas para atrapar al insecto. Como ya se venía haciendo otros años se actúa en zonas concretas; donde hay un parque público o donde pueda haber una mayor densidad de orugas. En zonas de bosque abierto ya no se utilizan métodos de fumigación aérea como antaño puesto que se ha comprobado que no resuelve de manera clara la presencia de esta especie y, además, podría poner en peligro otras.

El principal inconveniente es que tiene un crecimiento exponencial, donde cada miembro de la especie puede poner de 200 a 300 huevos, lo que explicaría que de las once mil hectáreas de pino de Menorca, haya un 40% con un grado de afectación alto, mientras que en el resto el grado de afectación es medio. Eso supone que este 2018 hay más procesionaria que los años anteriores.

Es un proceso cíclico. De manera natural, llega un momento en el que la cifra de procesionaria llega a un límite donde no hay espacio o alimento para todas y baja su presencia. Pero tampoco hay garantías de cómo se adapta esta especie al cambio climático por lo que los responsables de la Conselleria estan atentos a la evolución, isla por isla.

Entre los meses de febrero y marzo se hará una nueva evalucación con la recogida de datos anual y comparativa de datos para cifrar con más exactitud este incremento de procesionaria.

Blanco Plagas: control de plagas en Barcelona

FUENTE: CADENASER.COM