Hormigas Horta-Guinardo

Control de plagas de hormigas en Horta-Guinardo

hormiga-argentina

Hormiga argentina (Linepithema humile)

  • Nativa de Argentina
  • De 1’5 a 3mm.
  • Forman supercolonias
  • Varias reinas por colonia
  • A partir de 17-18º C las reinas ponen huevos de forma ininterrumpida.
  • Nidificación en cualquier rincón que ofrezca protección.
  • Prefieren alimentos azucarados.

hormiga-negra

Hormiga negra o de jardín (Lasius niger)

  • De 2 a 5 mm las obreras, las reinas hasta 12 mm.
  • Obreras color marrón oscuro/negro. Reinas color marrón.
  •  Obreras 50-70 días de vida. Reinas hasta 12 años.
  • Hacen sus nidos en el exterior en paredes y bajo el pavimento, etc.
  • Solo 1 reina por nido.
  • Son grandes recolectoras de comida y agua, normalmente entran en los edificios.
  • La colonia suele contar con 5000 ejemplares.

hormiga-faraon

Hormiga faraón (Monomorium pharaonis)

  • De 1’5 mm aproximadamente.
  • Su color va de amarillento a rojo con marcas negras en el abdomen.
  • Múltiples reinas.
  • Dependen del calor artificial en los edificios para sobrevivir.
  • La infestación comúnmente ocurre en áreas de comida.
  • Anidan en áreas protegidas y escondidas de las estructuras, también en el césped y jardines.
  • Comen comida de todo tipo, pero especialmente dulces. También se comen otros insectos.
  • Tienen la capacidad de mover sus colonias de un lugar a otro cuando son perturbadas.

La desinsectación es la acción de eliminar determinados artrópodos dañinos – principalmente insectos – por medios químicos, físicos o con la aplicación de medidas de saneamiento básico. Puede haber especies dañinas para la agricultura, ganadería, para las personas, etc.

La mayoría de estas especies son insectos, aunque también hay entre estas plagas arácnidos.

Los insectos más comunes considerados como de interés en la salud pública y dentro de las actividades económicas son: avispas, carcoma, cucaracha, chinche de las camas, hormigas, mosca doméstica, mosquito, picudo rojo, procesionaria, pulga.

La desinsectación es la acción de eliminar insectos por medios químicos como por ejemplo, mediante fumigación, medios mecánicos con la aplicación de medidas de saneamiento básico.El término desinsectación se refiere al conjunto de técnicas y métodos dirigidos a prevenir y controlar la presencia de ciertas especies de artrópodos nocivos en un hábitat determinado.

Si bien el término se refiere al control de insectos (en conjunto representan el 80% de las especies conocidas), éste engloba a otras especies, fundamentalmente arácnidos y crustáceos, cuyas características básicas son;invertebrados, con el cuerpo segmentado, dotados de exoesqueleto quitinoso, apéndices articulados en número par y reproducción sexuada (con excepciones).

Eliminar fumigar y matar polillas, cucarachas, ratas, chinches, termitas, carcoma, palomas, avispas, hongos, bacterias, ácaros, hormigas.

Las poblaciones se controlan por medio de cebos de insecticida, en forma granulada o líquida. Las hormigas recogen el cebo como si fuera comida y lo llevan al hormiguero, donde el insecticida se transmite inadvertidamente a otros miembros de la colonia por trofalaxis. El ácido bórico y el bórax son dos insecticidas habituales, al ser relativamente seguros para los humanos. Se puede esparcir cebo por una zona amplia para controlar especies como Solenopsis invicta, que ocupan grandes áreas. Las colonias de esta especie pueden ser destruidas si se sigue su recorrido hasta el nido y se arroja agua hirviendo en éste para matar a la reina. Esto funciona en aproximadamente el 60 % de los casos y requiere unos catorce litros de agua por hormiguero.

En el ámbito de la producción agropecuaria, el control de hormigas se realiza mayormente a través de tres métodos:

  1. la aplicación de algún insecticida en cobertura total;
  2. la colocación de «barreras» en el tronco, si se trata de control en explotaciones que tienen a especies arbóreas como objeto de cultivo (por ejemplo, en fruticultura); y
  3. el empleo de cebos tóxicos.

La aplicación en cobertura total tiene baja residualidad y no alcanza para eliminar las colonias subterráneas. El empleo de «barreras» es dificultoso. Consiste en la aplicación de bandas pegajosas de polibutano, o de insecticidas, a las barreras físicas o al tronco. Las barreras pegajosas pierden eficacia al transcurrir el tiempo a causa del polvo o deshechos que se depositan en ellas. Las barreras más eficientes son las bandas plásticas con clorpirifos de liberación lenta, cuya eficacia supera los 200 días.

El uso de cebos tóxicos es eficiente y poco costoso, con resultados variables según el cebo en cuestión. Algunas hormigas forrajeras no aceptan la pulpa de frutos cítricos y el salvado de avena cubiertos con azúcar negra. En cambio, tuvieron elevada aceptación el alimento balanceado molido para perros, y el molido de insectos muertos sin agregado de azúcar. Agregando fipronil y fenoxicarb 1 %, los cebos mantuvieron su atracción y controlaron las hormigas, que ingieren partículas de insecticida provenientes del cebo al transportarlo hacia la colonia. Es común que las hormigas obreras intercambien diversas sustancias entre sí (trofalaxis) y, a partir de este hábito, las primeras que entran en contacto con el insecticida contaminan a otras. Por consiguiente, un insecticida será adecuado para este tipo de formulación cuando no mate rápidamente, cuando tenga acción retardada y cuando sea eficaz a bajas concentraciones. La muerte de las hormigas jardineras ocasiona una desorganización general del hongo que les sirve de alimento, posibilitando el crecimiento de contaminantes que llevan al hormiguero a la muerte.