mosquito-tigre

Las recientes lluvias de septiembre y los cambios bruscos de temperatura -con el retorno del calor- se convertirán en el perfecto caldo de cultivo para la proliferación de plagas de mosquitos tigre que pueden transmiten con su picadura 22 enfermedades a los humanos como la fiebre amarilla, el dengue o el virus del chikungunya.

La causa de la propagación del virus de chikungunya está asociada a la proliferación de focos del mosquito tigre, presente en la Comunidad Valenciana desde el 2013. Una situación que puede agravarse con los cambios climáticos que se están viviendo en las tres provicincias valencianas con el inicio de curso.

Como consecuencia del incremento de esta especie y de los efectos que en el ser humano puede provocar su picadura, desde el Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA) asumen que su labor es informar a la población sobre el problema y proporcionar respuestas a las dudas que puedan surgir en la población: «Cumplir con los principios fundamentales de la enfermería, que no son otros que prevenir, cuidar, curar y educar en materia de salud», según indicó el presidente del Cecova, José Antonio Ávila.

98 casos

El chikungunya es una enfermedad de la que ya se han detectado 98 casos en España durante este año, de los cuales el 20% han sido descubiertos en la Comunidad. Solo uno de los 19 casos manifestados, que fue detectado el pasado mes de julio en Gandía, ha sido considerado por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) como el primer caso de transmisión autóctona ocurrido en España.

Sobre el aumento de los acuíferos durantes las últimas lluvias, deel presidente del Cecova alertó de que el insecto «vive y se reproduce en zonas húmedas y en depósitos de agua natural y artificial que le sirven de criadero tanto en espacios abiertos como en interiores. También se ha detectado su crianza en los neumáticos de los vehículos y las basuras».

Presente en la lista de las 100 peores especies invasivas del mundo, el mosquito tigre, puede transmitir , al picar a una persona infectada y después picar a otra, enfermedades de tipo vírico como el chikungunya. Para evitar que esto ocurra «es clave que los infectados eviten recibir nuevas picaduras», por ello, desde el Consejo Autonómico de Enfermería «queremos aclarar a la población que el chikungunya no es un virus mortal, se trata de una enfermedad benigna que solo transmiten los mosquitos vectores y, que en ningún caso, se contagia entre personas», destacó Ávila.

Desde el Cecova recordaron que hay que extremar las precauciones y evitar, en la medida de lo posible, que el virus llegue a los recién nacidos, a los mayores de 65 años, así como a personas diabéticas y con presión sanguínea alta. Para evitar dicho contagio, recomendarón tomar medidas generales para soslayar la picadura del mosquito tigre. Asimismo, en caso de que se produjese «el picotazo», existen tratamientos preventivos que permiten paliar el dolor y las molestias de la acción de los mosquitos existen, como es el caso de los repelentes de insectos, sustancias que se aplican en las zonas de piel expuesta o en las prendas de vestir para evitar el contacto con el insecto.

Una correcta higiene corporal, la utilización de ropa que cubra la piel y evitar los colores oscuros y brillantes que atraen a los mosquitos, son otras medidas que se deben tener presentes. También, es recomendable evitar los espacios abiertos donde haya agua estancada sin tratar, así como vaciar los depósitos que acumulen agua estancada en los hogares, un aspecto sobre el que la Consejera de Sanidad y Salud del ayuntamiento de Valencia, Maite Girau, ha solicitado la colaboración ciudadana «con el fin de prevenir la aparición de focos de cría del mosquito tigre en el ámbito privado ante la previsión de lluvias».