La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha confirmado este jueves los dos primeros casos de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo detectados en España y en Europa Occidental. Son los de un hombre de 62 años que falleció el pasado 25 de agosto en el Hospital Gregorio Marañón y el de una enfermera que lo atendió en un primer momento en el Hospital Infanta Leonor y que actualmente se encuentra ingresada en una unidad de aislamiento del Hospital Carlos III.

A raíz de estos dos casos, la sanidad madrileña está realizando un seguimiento a cerca de 200 personas -la mayoría personal sanitario- que han estado en contacto con los dos casos diagnosticados y que, hasta ahora, no presentan ningún síntoma.

La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) es una enfermedad muy extendida a nivel mundial causada por un virus (Nairovirus) de la familia Bunyaviridae transmitido por garrapatas, según informa la OMS en su web. El contagio de persona a persona puede producirse por contacto directo con el enfermo o con sus fluidos biológicos, o indirectamente por contagio a través de objetos contaminados

Causa graves brotes de fiebre hemorrágica viral y su tasa de mortalidad oscila entre el 10 y el 40%. La FHCC es una enfermedad endémica en África, los Balcanes, Oriente Medio y Asia en los países situados por debajo de los 50º de latitud norte, según la OMS.

Una garrapata pudo contagiar al fallecido

La directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuentes, ha subrayado que todo apunta a que el fallecido estuvo de excursión por el campo en Ávila, donde le picó una garrapata, y que la enfermera pudo contagiarse al estar en contacto con los fluidos de este paciente cuando lo atendía en la UCI del Hospital Infanta Leonor de Madrid.

Fuentes ha ofrecido una rueda de prensa junto al consejero de Sanidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, y el director general de Coordinación de la Asistencia Sanitaria, César Pascual, informa Efe.

El fallecido es un varón de 62 años que murió el pasado 25 de agosto en el Hospital Universitario Gregorio Marañón, tras haber sido atendido inicialmente en el Hospital Infanta Leonor. La segunda paciente es una enfermera de la UCI del Hospital Infanta Leonor, que asistió al hombre y que días después empezó a sentirse mal y con un cuadro febril.

Los profesionales sospecharon que la enfermera podía haber tenido relación con alguna patología infecciosa, por lo que fue ingresada en el Hospital Infanta Leonor y anoche fue trasladada a la Unidad de Aislamiento del Hospital La Paz-Carlos III, donde permanece con pronóstico reservado y evoluciona «ligeramente hacia mejor».

 

Blanco Plagas: control de plagas en Barcelona

 

Primeros casos en España y Europa Occidental

Fuentes ha explicado que en un primer momento no se sospechaba del contagio de esta enfermedad, porque hasta el día de hoy no había registros en España, ni en otros países de Europa Occidental.

Ha añadido que los profesionales identificaron en la enfermera síntomas similares a los que presentaba el primer paciente y comunicaron a la Dirección General de Salud Pública que podía ser un caso de fiebre hemorrágica Crimea-Congo.

El consejero Sánchez Martos ha manifestado que el número de personas en vigilancia podría ampliarse a más de 200 y que todas han sido informadas y son objeto de seguimiento, lo que incluye dos tomas de temperatura al día.

En los casos de mayor riesgo en personas expuestas a fluidos de ambos pacientes, se ha determinado su aislamiento domiciliario.

La Consejería de Sanidad de Madrid ha puesto en marcha un Gabinete de Seguimiento y un Comité Técnico de Expertos, integrado por profesionales de la propia Consejería, del Ministerio de Sanidad y especialistas universitarios.

Sánchez Martos ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad. «No hay motivo de alarma en absoluto. La Consejería, como siempre, está alerta. Está todo controlado«, ha recalcado el responsable de Sanidad de la Comunidad, quien ha manifestado que esta enfermedad no tiene nada que ver con el ébola.

FUENTE:RTVE.ES

Blanco Plagas: control de plagas en Barcelona