Las poblaciones del sureste de Madrid cercanas a las riberas de los ríos Jarama y Henares, como Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, Velilla de San Antonio y Arganda del Rey, sufren plagas de moscas negras y mosquitos.

Cada año en primavera resurge la preocupación ciudadana por la presencia de moscas negras, las cuales suelen pulular en los alrededores de zonas acuática, pues ponen sus larvas en la lámina de agua. El insecto tiene un tamaño de entre 3 y 6 milímetros y se mueve en un radio de acción de 20 a 50 kilómetros desde el hábitat donde cría, siendo ríos y torrentes. Estos tipos de plagas muerden con agresividad, causando importante dolor, sobre todo a los ancianos y más pequeños. El bocado tiene un efecto  anestésico, vasodilatador y anticoagulante, que finalmente se exterioriza en una considerable y dolorosa inflamación de la zona, que puede terminar en los servicios médicos de urgencias.

Blanco Plagas: control de plagas en Barcelona

El creciente número de asistencias sanitarias en los ambulatorios de las poblaciones afectadas de la Comunidad de Madrid, ha movilizado a la ciudadanía para exigir el control de la plaga y mejorar la salubridad de la zona. Mientras se ejecuta la petición, los madrileños siguen aplicándose repelentes para protegerse de las picaduras. Los médicos recuerdan a las víctimas que la aplicación inmediata de hielo en la zona afecta reduce el escozor.

El método realmente efectivo para atajar el problema es la intervención de expertos de control de plagas.

Los primeros afectados por la mosca negra se registraron en Tarragona, hace ya unos 20 años. Desde entonces el insecto se ha ido expandiendo a lo largo de la Península.

FUENTE: ACTUALIA

Blanco Plagas: control de plagas en Barcelona